10 respuestas a 10... “¿y si…?” que amargan la vida de un escritor ( Y PARTE 2)

Si la semana pasada adelantábamos las cinco primera herramientas sacadas del mundo de la empresa, el marketing, la comunicación y la psicología, ésta vamos con las cinco últimas. Espero que te sean útiles.
¿Y si no estuviera en el camino correcto? ¿Y si mis lectores descubren la trampa antes de tiempo? ¿Y si no soy lo que pienso? ¿Y si mi "prota" no parece creíble? ¿Y si me sobran (o me faltan) personajes?

6. ¿Y SI NO ESTUVIERA EN EL CAMINO CORRECTO?: EL MODELO DE LA ENCRUCIJADA.

La realidad es algo difuso que tenemos que interpretar y que a veces no percibimos claramente. No es única ni medible, sino que depende del punto de vista que tomemos, del momento emocional, de la información que manejemos. ¿Te has preguntado alguna vez si estás haciendo lo correcto como escritor? ¿Si estás dando los pasos adecuados?

Existe una herramienta más que interesante que se utiliza en psicología para contrastar realidades. Se conoce como Modelo de la encrucijada y nos puede ayudar a visualizar quienes somos y qué paso debemos dar a continuación.  Nos ayudará a saber si vamos o no por el camino correcto y nos abrirá diferentes vías a seguir.

Para empezar a aplicarlo tenemos que hacernos una serie de preguntas y ser sinceros con las respuestas. Medítalas tranquilamente y no temas a lo que surja de ellas:

1.       ¿De dónde procedes?
2.       ¿Qué te parece realmente importante?
3.       ¿De qué tienes miedo?
4.       ¿Qué te estorba?
5.       ¿Qué personas son realmente importantes para ti?

Una vez hecha la lista,  observa los caminos que se abren ante ti. Son seis. Imagina, teniendo en cuenta la realidad anterior, que sucederá si recorres cada uno de esos caminos y qué resultados obtendrás:

1.       El camino que siempre has querido recorrer.
2.       El camino soñado.
3.       El camino sensato.
4.       El camino no recorrido.
5.       El camino recorrido.
6.       Un camino ya recorrido.

Hice este trabajo hace unos meses con un amigo escritor que se sentía estancado, desilusionado, sin salidas. Él, al final del proceso, eligió el camino nº 6. ¿Es el correcto? No lo sé, pero salió del estancamiento y ahora lo veo más feliz. Vamos a ver su ejemplo.

De dónde
Lo importante
El miedo
El estorbo
Las personas

Familia media de barrio obrero. Sin estudios universitarios pero dedicado a la escritura desde cuando recuerdo.

Ser feliz y estar bien conmigo mismo. Creo que de ahí parte la armonía de mi entorno y que los que me rodean sean felices.


Básicamente la inseguridad económica. Soy el sostén de mi familia y si algo saliera mal…

El tiempo. O la falta de él. No me permite hacer todo lo que quiero en mi carrera como escritor.

Mi mujer y mis hijas. Por supuesto el resto de mi familia y los amigos, pero sin ellas tres nada funcionaría.

El camino que siempre has querido recorrer

Me dedico a la escritura y mis ingresos provienen de ese medio. Vivo bien, mi familia tiene lo que necesita y tengo seguridad en el futuro.

El camino soñado

Mis novela se venden como rosquillas y cobro enormes adelantos. Vivo viajando a través del mundo, aprendiendo, ganando en experiencia, investigando mis escenarios antes de escribirlos.

El camino sensato

Intento mejorar mi agenda. Hablo con el jefe para conseguir algunas horas libres. Organizo mi casa para encontrar tiempo. Aprovecho ese tiempo para escribir con un plan trazado.

El camino no recorrido

Uno de ellos. No he probado en buscar a un agente literario.

El camino recorrido

Seguir como estoy, huyendo de los riesgos y escribiendo por las noches, cuando todos duermen. Quitándole tiempo al sueño.

Un camino ya recorrido

Cuando nos casamos tenía más tiempo para escribir. Lo hacía por las mañanas, mientras mi mujer dormía. Antes no me costaba trabajo levantarme temprano y es cierto que ganaba al menos una hora al día más para escribir de lo que tengo ahora.


7. ¿Y SI MIS LECTORES DESCUBREN LA TRAMPA ANTES DE TIEMPO?: LA VENTANA DE JOHARI.

Toda novela tiene un misterio que resolver y que se desvela en el clímax. A mí me gusta tratar todas mis novelas como si fueran de misterio. Es una forma de posicionarme ante la escritura que me ayuda a no soltar más información de la que debo para no dejar de interesar al lector. Pero a veces esto falla y las más veces es porque no tenemos muy claro qué tipo de información debe saber quién en cada momento de la obra. Un poco galimatías, ¿no? Pero existe una herramienta llamada La ventana de Johari  que nos permite organizar la información de manera sorprendente y nos ayudará a controlar en cada momento y por cada personaje lo que debe o no saber el lector. Veámoslo con un ejemplo y creo que lo entenderás.

Conocido por el lector

Listar qué sabe el personaje de sí mismo y le gusta revelar a los demás.
(Suele ser demasiada información, por lo que debemos dosificarla)


Listar qué sabe el lector del personaje, pero el personaje no lo sabe de él mismo.
(Nos ayuda a dar pistas al lector que ve cómo el personaje se mueve en terreno pantanoso del que él sabe la solución)

Desconocido por el lector

Lista qué sabe el personaje que no sabe el lector.
(Genera misterio porque no se dice en la novela hasta que interese. Es un recurso habitual para este fin)



Listar qué no saben ni el lector ni el personaje
(Y por lo tato sabe un tercero que se encargará de desvelar cuando necesitemos tensión)

Conocido por el personaje
Desconocido por el personaje

Observa que si manejamos bien esta información cuando estemos diseñando nuestra novela, no corremos el peligro de que se nos escape nada.

8. ¿Y SI NO SOY LO QUE PIENSO?: EL MODELO DE UFFE ELBAK.


Aunque nosotros estemos muy seguros, la imagen que proyectamos puede ser diametralmente distinta a nuestra realidad. Ya se decía en la antigüedad que había que conocerse a uno mismo. ¿Qué mejor camino que ese para tomar decisiones sobre nuestro próximo paso como escritor?

Para trabajar este punto vamos a utilizar un modelo conocido con el nombre de su inventor, Uffe Elbak . Parte del principio de que siempre estamos sujetos a cuatro puntos de vista distintos:

1.       Cómo nos vemos.
2.       Cómo nos gustaría vernos.
3.       Cómo nos ven los demás.
4.       Cómo les gustaría vernos a los demás

Para trabajar este modelo debes hacerte preguntas que sean importantes para ti. Que ayuden a reflejar la realidad sobre la que quieres cuestionarte. Vamos a trabajar un ejemplo con cuatro preguntas sobre cómo es de conocido un escritor ficticio (llamémosle Juan). Observa que cada pregunta la valoro del uno al diez, y después la llevo a un eje para trazar una imagen.

Si Juan  contesta las respuestas con sinceridad tendremos el dibujo de cómo se ve él. Si en cambio responde atendiendo a sus sueños, tendremos la imagen de cómo le gustaría verse. Si preguntamos a sus lectores, aparecerá la imagen de cómo lo ven los demás. Y si preguntamos a estos mismos lectores cómo lo vislumbran en el futuro, veremos cómo les gustaría verlo. 

Esta herramienta es útil porque nos permite poner juntas 4 realidades distintas. Si hay similitud entre ellas significa que nuestra visión de nosotros mismos y la que proyectamos son coherentes. Si hay grandes diferencias tendremos la evidencia de que nos estamos engañando. Por otro lado nos permite trazar el camino a recorrer si queremos perseguir nuestros sueños.


9. ¿Y SI MI PROTA NO PARECE CREÍBLE?: EL MODELO DE SINIUS MILIEU.


En novela romántica y erótica es muy habitual la contraposición de protagonistas provenientes de diferentes clases sociales (pensemos en 50 sombras de Grey).  Pero para que los personajes, dentro de su caracterización, resulten creíbles deben atender a las características propias de su ubicación.

Hay una herramienta estupenda conocida como el Modelo de Sinius Milieu que ayuda a determinar a dónde pertenece nuestro personaje, o a dónde debería pertenecer. Incluso nos ayuda a tener claras qué reglas va a violar para conseguir convertirse en un personaje tridimensional.

Imagina que tu protagonista es de clase media baja, más tradicional que moderno. Pues lo ubicaríamos en la parte baja izquierda del cuadro (Tradicional modesto). Ya sabemos algo más para completar su perfil. Si el transcurrir por el conflicto que le hayamos creado provoca un arco de transformación que le lleva a la zona media derecha de la tabla (Experimentalista), de nuevo tenemos una visión clara de cómo debe ser realmente este personaje al finalizar la novela. Vamos a verlo.




10. ¿Y SI ME SOBRAN (O ME FALTAN) PERSONAJES?: EL MODELO DE HUECO DE MERCADO.


La única razón de la existencia de un personaje es que cumpla una función dentro de nuestra novela. Si no es así tenemos que deshacernos de él, por muy cruel que nos parezca. Este principio (personaje = a la función que desempeña) es inviolable, pero no da respuesta a la cuestión de si son muchos o demasiado pocos los que pueblan las páginas de nuestro manuscrito.

Para descubrirlo vamos a utilizar una herramienta usada en marketing con el fin de descubrir los huecos de mercado para generar nuevos productos y servicios. En el mundo de la empresa se utilizan tres variables concretas (Prestigio, Sensibilización y Rentabilidad), pero nosotros podemos usar las variables que nos inquieten y que queramos testar. Por ejemplo, no tienes claro que en tu nueva novela coral los secundarios estén bien repartidos y diferenciados.  Pues bien, trazaremos tres ejes (por ejemplo uno para los personajes secundarios de apoyo, otro para los de dimensión, y un tercero para los que funcionen como catalizadores). Los vamos a trazar para crear un escenario tridimensional (X, Y, Z). Y vamos a  ubicar cada personaje  de nuestra novela (cada punto negro) en función de cómo se comporta en cada uno de estos tres aspectos. Una vez hecho analizamos el resultado de su proyección en el espacio. Observa que tenemos tres personaje de apoyo con un ligero perfil de dimensión muy similares. Esto nos puede decir que podemos refundir sus funciones en uno solo (círculo azul), y a los otros dos podemos darles funciones de dimensión, ya que apenas tenemos personajes que las desarrollen (círculo rojo).



Espero que este artículo, que he dividido en dos partes debido a su extensión, te sea útil. La semana próxima, más.
Con la tecnología de Blogger.